miércoles, 8 de mayo de 2013

ENRIQUE MORENTE NO LE TEMÍA A LA MUERTE

Hoy nos despertamos con una noticia triste. 'El fiscal pide que se archive la investigación por la muerte de Enrique Morente'. En su informe, el fiscal afirma que "no ha quedado debidamente acreditada la comisión por parte de ninguno de los imputados de conducta delictiva alguna".
También sostiene que "no puede imputarse a los distintos profesionales médicos que intervinieron en las fases de diagnóstico, tratamiento y cuidado" de Morente "una acción u omisión contraria a las normas de la lex artis (buena práctica médica) que fuese la causante del fallecimiento del paciente".
O sea, que escuchar gritar de dolor a un hombre durante más de dos horas, que la familia pida ayuda a los enfermeros, que estos no sean capaces de ofrecérsela, porque hay órdenes de los médicos de que a ese paciente solo lo trata el Doctor Moreno y esperar a que venga porque supuestamente venía de otra operación (caso que se ha demostrado que es incierto y que estaba durmiendo en casa) no es negligencia. Entonces, ¿que es negligencia? 
En estos casos se demuestra que se ningunea al paciente. La sanidad  y los sanitarios están tan tan tan protegidos que pase lo que pase nunca cumplen condenas por negligencias, salvo alguna excepción puntual y ya se encargan estos de que no trascienda para que la población no se altere y comiencen las demandas. Me gustaría saber si le hubiera pasado lo mismo a un hermano del fiscal. ¿Tomaría las mismas medidas de que se archiven?- O si fuese el hijo de un político. Así nos va. Como siempre se ningunea al ciudadano de a pie. Y lo peor es que con el caso de Enrique la noticia estuvo en la prensa nacional durante mucho tiempo. Algo que no esperaban. De nada ha servido ser un cantaor referente en la cultura no solo flamenca sino española, de nada ha servido ser respetado tanto por políticos (solo algunos) como por directores de cine, actores, empresarios, toreros etc. etc. La muerte se lo llevó. Sin más. 
Se me viene a la mente aquel fandango de Chocolate que tan bien interpretaba:

Yo no le temo a la muerte
porque morir es natural
le temo más a la vida
porque no se donde voy a llegar
con esta cabeza mía

La realidad es que ya no está y que se fue de una manera trágica, sin poder despedirse. Aunque no renunció a nada. Las veces que he coincidido con él, demostró tener un ingenio fuera de lo común. Tenía siempre un capote en la mente y cuando veía que alguien no venía de frente ya le había hecho media verónica. 

Hace ya unos años y a través de un amigo común tuve la oportunidad de ir a su casa a recibir un encargo. Tenía el maestro en mente un proyecto cuánto menos sorprendente, por lo raro del mismo. Quería grabar el mismo cante en todos los soportes que han existido. Es decir, en cilindros de cera, en pizarra, en vinilo en cd y en digital. Creo recordar que me dijo que quería grabar las malagueñas de Chacón.
A través del CAF le llevé a casa cinco cilindros de cera virgen.  Estuvimos charlando un buen rato sobre su proyecto. Tenía en el estudio el fonógrafo para grabar y le pregunté cuando se iba a poner con ello. Me dijo que iba a esperar unos meses porque no encontraba una empresa que fabricara discos de pizarra. A través de un amigo encontré una empresa en Polonia que los hacía y se lo hice saber. Pero por algún motivo no llegó a contactar con esta empresa. Le mencioné si no iba a grabar en amianto, y curiosamente no conocía ese material para grabar. Le puse una grabación de Antonio Mairena en amianto y se sorprendió pues desconocía totalmente ese formato de grabación.
Por desgracia este proyecto quedó sin terminar y nos quedamos sin escuchar a Morente como se escucharía a si mismo D Antonio Chacón antes de 1900 cuando grabó tantos cilindros de cera.
A Enrique se le apareció la muerte cuando menos la necesitaba. Y cuando menos la necesitábamos los aficionados.

Enrique le cantaba a la muerte con cierta frecuencia. Sería un vaticio temprano.  



Si tú no me has de querer
a qué tanto me consientes,
mátame ya de una vez
porque yo prefiero la muerte
a vivir sin tu querer

 Malagueña de Chacón: Se me ha aparecio la muerte

Se me ha aparecio la muerte
cuando pensé de olvidarte
se me ha aparecio la muerte
 como la vida es tan amable
volví de nuevo a quererte




No hay comentarios:

Publicar un comentario