viernes, 24 de marzo de 2017

BARÓN, CAMPALLO, SELLÉS. TRÍO DE ASES. Teatro Alhambra. 20.3.2017

La semilla que sembrara Vicente Escudero sobre cómo bailar en masculino sigue dando frutos. Aquel decálogo que marcó un antes y un después en el baile flamenco ha recuperado en las figuras de Javier Barón, Rafael Campallo y Alberto Sellés toda su esencia.
Hace poco alguien me decía que estaba cansado de ver a bailaores bailar con el pecho descubierto, con bata de cola y con formas semejantes a la danza femenina. Los tiempos cambian pero no cabe duda que el eje vertebrador se mantiene. Las nuevas generaciones avanzan en la investigación y evolución de la danza flamenca y algunos de los elementos casi fundamentales del pasado desaparecen para innovar. No fue esta la intención que captamos en los tres artistas que estuvieron en el Alhambra el lunes. Dirigidos por el Premio Nacional de Baile Javier Barón, Alberto y Rafael se pusieron en sus manos para dar forma a una idea cuyo argumento se basó en el paso a tres. Son tres personalidades distintas que confluyeron en una idea común.

Algo muy preciado en el flamenco es adquirir una personalidad tal, que te haga distinto de cualquier otro. Un sello propio. Me aventuraría a hacer un experimento: ver bailar a estos artistas sin que podamos ver sus cabezas, para poder conocerlos por sus brazos, sus pies, su verticalidad. Son tan personales y tan diferentes entre sí que, incluso juntos y con mismas estructuras en las coreografías son tangencialmente opuestos haciendo exactamente lo mismo. Y no resultaría difícil identificar a cada uno.

En Alberto encontramos la fuerza de quien es joven y presume de arriesgar en el fondo y en la forma. En Rafael podemos apreciar la madurez de quién tiene un bagaje de largo recorrido y una expresividad en su braceo fuera de lo común. Sus pies no se quedan atrás y el conjunto es, hoy por hoy, uno de los grandes baluartes del baile sevillano.
Para Barón, la experiencia se une con la personalidad de quien ha recorrido el mundo dejando el pabellón del flamenco en lo más alto.

'Inmanencia' que así se llama el espectáculo, comienza con rondeña acercándose por momentos a la version de Ramón Montoya que deriva en bulerías. Una fugaz aparición de cada protagonista deja paso al más joven (Alberto) con taranto. Fue una pena que los micros del suelo apenas se escucharan pues ensombrecieron su labor y su ejecución de cara al público. Sonando tangos de Triana se escondieron entre cortinas Campallo y Barón en un juego cordial de pies hasta que aparecieron en el escenario en paso a dos. Tras un sólo de bulerías, la caña fue el primer paso a tres y la confluencia donde se conexionan tres formas de bailar y una sola de transmitir.

En solitario, Campallo brilló con luz propia en el escenario por seguiriyas. A la sobriedad de los focos se unió una impecable creatividad en cada movimiento, en cada mirada, en cada pose. Estoy seguro que solo alguien con una sensibilidad especial entre el público disfrutó de ese momento tanto como el bailaor. O más. Y no es para menos.
Algo parecido a la alegría de los tangos sucedió con las bulerías de Cádiz. Jarana y gracia salinera entre las 'pataitas' de los tres protagonistas jaleados por el resto de músicos.

Por tientos y dando descanso al baile apareció Javier Rivera.
Otro de los momentos fastuosos de la noche fue la farruca que, aunque corta en el tiempo, fue suficiente para volver a mostrar tres formas de entender el flamenco con una misma coreografía: lo difícil lo hicieron fácil. La hibridación de tres visiones se hicieron una.
Jeromo Segura dio el relevo a Javier con una milonga para engarzarla con soleá por bulerías y cantiñas al final de la noche. De nuevo y para terminar, un paso a tres, más modesto e individualista que los anteriores pero igual de vistoso.
Las guitarras de Manuel de la Luz y de Miguel Pérez junto a las palmas de Roberto Jaén y José Luís Pérez-Vera completaron un cuadro pintado por Vicente Escudero.








jueves, 23 de marzo de 2017

DON ANTONIO CHACÓN VISITA LA PLATERÍA

Fue en 1922 cuando D Antonio Chacón estuvo en Granada para presidir el Concurso de Cante Jondo de 1922. No fue su primera vez pues estuvo una temporada en la ciudad en la época de los cafés cantantes en el último tercio del siglo XIX. Ahora, en pleno siglo XXI nos visita de nuevo, esta vez en forma de libro-disco en el que se incluyen tres grabaciones inéditas hasta la fecha, de un total de 57 cantes. 
Quien dirige la obra es el coleccionista Carlos Martín Ballester. A la presentación acudirá uno de los autores del análisis musical de la discografía, el prestigioso investigador Ramón Soler. 
La presentación se llevará a cabo en la sede de la Peña La Platería, en el barrio del Albaicín, en la Plaza Toqueros, nº 1. 
La entrada es libre hasta completar aforo. Tras la presentación, habrá actuación de cante y toque por parte de Antonio Campos y el guitarrista Manuel Fernández.
La presentación correrá a cargo de Miguel Ángel Lorenzo y de Antonio Conde González-Carrascosa.




viernes, 17 de marzo de 2017

AL TRASLUZ. LUCÍA GUARNIDO. Teatro Alhambra. 13/3/2017


'Al trasluz' es una obra que juega de principio a fin con el efecto luminotécnico desde que aparece en escena Lucía Guarnido bailando una guajira. Durante la mayor parte del espectáculo la luz juega un papel principal en todo cuando alumbra. Desde los cenitales que dan intensidad a los cantes en solitario hasta la brillantez que se refleja en su bata de cola cuando baila granainas y termina con minera.
No cabe duda que existe una intención en ese uso. Sin embargo, abusar de lo oscuro puede no ser bueno si lo que se quiere mostrar es un buen baile como el de Lucía. Porque, aún al trasluz, la madurez artística rebosa en ella. El enriquecimiento escénico es bueno cuando acompaña al artista principal pero no debemos de olvidar que la transmisión depende del artista, no de los efectos paralelos. Aún así, si ese es el argumento colateral de esta nueva obra de la bailaora granaina, bienvenido sea.
Granada cuenta con artistas de primer nivel, en todas sus disciplinas. Será por eso, que algunos de ellos son los 'elegidos' por la mayoría para componer el cuadro musical que acompaña a l@s bailaor@s. Salvo excepciones, vemos que cuatro-cinco artistas se reparten el atrás de la mayoría de los espectáculos flamencos que solemos ver en Granada. Sergio 'El Colorao' y Alfredo Tejada en el cante, Luís Mariano, el 'omnipresnete Luís Mariano', y la percusión de El Moreno son bazas ganadoras en cualquier ring flamenco. Y Lucía lo sabe.
Así, comenzó con guajira, dulce como la melaza y roneante en su figura. Granainas con bata de cola blanca que dieron paso a la Elegía a Ramón Sijé de Miguel Hernández y a la minera
De la misma guisa se presentó por tangos, con recorrido desde Málaga hasta Triana parando en el Albaicín. Fue un punto de inflexión en el argumento de la velada. Contoneos continuos de cadera, dibujos corporales sinuosos y bellos de estampa. Recordó a las viejas gitanas trianeras en sus casas de vecinos con aquellos delantales que nunca quitaban de sus cinturas.
Fue generosa en el escenario pues acompañó la magistral interpretación de Ester Crisol tomando prestada las letras de 'La llorona' de Chavela Vargas. Finalizó por soleá que derivó a romances y bulerías de remate final.
Entre transiciones, Luís Mariano guió musicalmente al elenco junto a las voces de Tejada y El Colorao y la percusión del Moreno, que apostaron por cantes de trilla, alegrías y cantiñas y pregones (de los caramelos para Alfredo y del uvero para Sergio).












viernes, 10 de marzo de 2017

ANTONIO CAMPOS. Teatro Alhambra. 6 marzo 2017

De conciertazo se puede catalogar el recital de Antonio Campos en el teatro Alhambra. Se aunaron los planetas, las estrellas y hasta los duendes se atrevieron a aparecer. Algo que no sucedía hace mucho tiempo. No es exageración si digo que probablemente sea uno de los mejores recitales que le he escuchado a un cantaor en los últimos tiempos. A pesar de la ausencia por enfermedad de Pepe Habichuela, el cambio no disipó la calidad de la hegemonía flamenca que se pudo escuchar en el escenario. Cuando las fuerzas se juntan, y aparecen intrínsecas la ganas de formar el taco, de liarla, de plantarse y rebelarse es cuando todo funciona y podemos hablar de cuasi genialidad. Porque, sin temor a errar, ni faltó ni sobró nada esa noche. Hubo quien comentó a la salida que no cantó por los 'palos' fuertes, haciendo mención a las malagueñas o las seguiriyas, pero ¿acaso hacía falta? ¿Acaso no hizo grande todo lo que cantó Antonio? Fue José Carlos de Luna quien en su libro 'De cante grande y chico' sectarizó y relegó a la segunda división a algunos cantes más superfluos, según él. Menos mal que el tiempo le quitó la razón y hubo otros que sentenciaron que el cante lo hacen grande o chico los cantaores. Ahí queda eso.

Si analizamos la grandeza con la que Antonio se deshizo en todo cuanto cantó y Dani de Morón junto a Miguel Ángel Cortés en todo cuanto tocaron, toda la noche escuchamos seguiriyas de lo más puro, 'palabro' poco acertado en el flamenco aunque utilizado por un sector ciertamente ortodoxo.
De principio a fin el acierto en la elección de estilos fue la nota predominante. Cum Laude si hablamos de notas.
Campos se atrevió a elegir un repertorio nada usual, ajeno a los circuitos y al uso predominante de la mayoría de artistas. De este modo, arrancó con alboreá. Que no es común escucharla en los directos es una realidad, pero se suele hacer como remate de algunas bulerías por soléa o incluso dentro del repertorio melódico de éstas y de las bulerías romanceadas. Antonio prefirió bordar la actuación desarrollándolas sin añadidos. Continuó por cantiñas y alegrías. A pesar de venir de Jerez de actuar la noche anterior y haber acusado el esfuerzo en sus cuerdas vocales, apenas fue perceptible el lastre de tal esfuerzo. No en vano, supo dosificar su potente voz trabajando los bajos cuando el cante se lo permitía. La milonga fue un ejemplo de tal extremo, a caballo entre Chacón y Morente.
La granaína fue corta, breve, hablada y finalmente explosiva. Toda una declaración de intenciones.
Los cuatro cantes ya descritos fueron acompañados por la inmensa guitarra de Dani de Morón, cuyo protagonismo estuvo presente toda la noche. Campos supo dar su sitio al genial tocaor sevillano, a quien admira como profesional y como persona. Antonio dixit.
El cambio en la sonanta vino a continuación cuando la guitarra del granaino Miguel Ángel Cortés le acompañó por mineras y levantica. Sorprendió ver la evolución infinita en las manos del hijo de Miguelones.

Fue breve su aparición pues volvió Dani para acompañar el romance de 'la monja contra su voluntad' que debemos gracias al tesón de Luís Suárez Ávila que consiguió grabar la voz del Negro del Puerto. El paso natural en el cante se tradujo en la petenera en versión de La Niña de los Peines.
A partir de este momento, el elenco al completo mantuvieron la musicalidad del resto del recital. Los Mellis, por un lado, reyes del compás y coristas imprescindibles; Dani junto a Miguel Ángel Cortés, que se repartieron las falsetas a 'pachas'. Y Antonio más crecido conforme pasaban los minutos.
Volvió a sorprender Campos con marianas, otro cante poco usual en los directos de los artistas que engarzó magistralmente con el recuerdo a Carmen Amaya en la zambra 'Mi madre se llamó Tana' seguidos de tangos de la tierra.


El siguiente cante se desarrolló al compás de soleá pero principiando con bamberas, polo de Tobalo, caña, soleá por bulerías y soleares lebrijanas. Finalmente, hubo dos fin de fiesta, uno de ellos atípico del todo. El primero, por bulerías con la complicidad de ambas guitarrras que se regalaron falsetas la una a la otra. El segundo, por tonás recordando a Morente, y dando paso al agitador flamenco y poeta Ortíz Nuevo hablando de manera incorpórea con el maestro Morente divagando sobre la muerte del cante flamenco. Una oda a la blasfemía jonda de su desaparición. Sólo alguien como él se atreve dejar en evidencia a Manuel Morao y a tantos otros que ven la muerte del flamenco.  


miércoles, 22 de febrero de 2017

PACO CEPERO Y JUAN VILLAR. Ciclo 'Flamenco viene del sur 2017'.

Grata sorpresa la de escribir esta reseña sobre el último recital de Paco Cepero en Granada en el teatro Alhambra, como arranque del ciclo 'Flamenco viene del Sur' y enterarnos que le han otorgado la Medalla de Andalucía 2017 por su trayectoria. Nada menos que 60 años en primera línea del flamenco. De aquellos comienzos en su ciudad natal, con apenas catorce años, su marcha a Madrid, donde comienza una carrera fulgurante, no sólo como acompañante, sino como compositor, y su posterior posicionamiento como uno de los grandes referentes del toque del siglo XX y ya parte del XXI. Y es que el flamenco está de enhorabuena.

Se iniciaba en la noche del lunes, como decía, el ciclo con un recital de guitarra del maestro jerezano que se acompañó de la guitarra del joven Paco León, uno de sus discípulos, y de la violinista suiza afincada en Jerez Sofhia Quarengui. Destacar el hecho de que el cartel anunciara actuación de Paco Cepero y Juan Villar. El orden del factor aquí parece importante, pues es el tocaor quien está en primer lugar. Durante décadas, han quedado relegados a un segundo y tercer plano, hasta que llegara la discografía de Camarón con los primeros vestigios del nombre de un guitarrista en la portada de los discos de vinilo ('y la colaboración especial de Paco de Lucía'). En cualquier caso, y tras la actuación, se entendió está máxima. El peso de la noche fue para el jerezano que dio un recital antológico de las composiciones que lo han elevado a categoría de maestro. Porque a Juan Villar apenas lo pudimos disfrutar veinte minutos.


A Cepero no lo vamos a descubrir ahora. En los últimos años, las múltiples veces que lo he podido ver en escenario ha demostrado que no ha perdido un ápice de su hegemonía tocaora con las seis cuerdas. Sus melodías pegadizas, sus picados y sus rasgueados son a la postre una seña de identidad inequívoca de un sello musical. Así, el repertorio que nos trajo al teatro fue un recorrido por sus creaciones más significativas. Hasta nueve de sus obras más singulares pudimos saborear: Fandangos de Huelva 'Noche andalusí', la rumba 'Cartuja', los tanguillos 'Mi Andalucía', los tangos 'Taberna del Puerto', las bulerías 'Plazuela' (introduciendo falsetas de las bulerías 'Sueños de Jerez'), la canción dedicada a todas las mujeres 'Capricho', la rumba 'Varadero', la taranta con remate por bulerías 'Castillete minero' y el cierre con 'Agua Marina' con guiños melódicos a alguna de las coplas que le compusiera en la década de los '70 a Chiquetete.


Con el regusto de las manos de Cepero, Juan Villar parecía que nos iba a regalar una velada de cante de las de antaño. Sin embargo, entre el catarro que nos dijo que tenía y el paso del tiempo por sus cuerdas vocales, nos quedamos con ganas de interiorizar la fuerza expresiva que siempre ha tenido el cantaor gaditano. No se le puede pedir que esté como cuando tenía treinta años, pero bien es verdad, que la falta de fuelle le pasó factura. No en vano, escuchar a Juan Villar es un privilegio cante como cante. Su repertorio fue corto en número de cantes, pero largo en intencionalidad: Soleá, alegrías, tangos (acercándose a Pansequito) y bulerías.




martes, 13 de diciembre de 2016

ENCUENTROS FLAMENCO OTOÑO 2016. RESEÑA

Una vez finalizados los Encuentros Flamencos de Otoño de 2016 es momento de valorar, reflexionar, meditar y dar soluciones a cuantos problemas pudieran haber surgido a la postre de los mismos. Otrora, es imprescindible valorar todo lo positivo que ha resultado en el resto de cuestiones.
En cualquier caso, lo mejor es centrarse en la parte artística y rendir cuentas de los eventos a los que he acudido y de los que puedo y debo dar opinión de aficionado.

El pasado miércoles volvió a los escenarios Fuensanta La Moneta. Tras un impass en su carrera, se subió de nuevo al escenario del Isabel La Católica junto al Pele. En esta ocasión, diferentes a cuantas otras hemos visto de este tándem de artistas, los roles se cambiaron, esto es, el peso específico de la noche recayó en el cante del cordobés. Nadie va a descubrir ni ahora ni desde hace décadas la personalidad del Pele. Con su trayectoria, poco o nada se puede criticar, salvo de manera constructiva, porque pocos artistas hay tan interesantes en el panorama flamenco por su forma de decir el cante como él. En esta ocasión, para el regreso de La Moneta, el Pele puso en la seguiriya y en la zambra todo de sí para redescubrir con admiración, la profundidad que es capaz de aportar La Moneta con un gesto y/o movimiento a esta tragedia sonora. Porque esa tragedia sonora se convirtió en tragedia visual. Fue de esos momentos en los que si desaparece la música y voz cualquiera asume que lo que está haciendo ella es sentir la seguiriya en su cuerpo.
El resto, fue para el cante, desde la toná hasta la soleá, alegrias con guiños a Morente, seguiriyas, granaina y fandango de Huelva por bulerías y un final por bulerías. Niño Seve en solitario se explayó por levante. Y al compás, las palmas de Miguel 'Cheyenne' y José Cortés 'El Indio'. De estos dos hablaremos al final de este texto. Fue quizás un espectáculo breve, demasiado para aquellos que poseen buen paladar y quieren degustar las exquisiteces del flamenco. De lo que no me cabe duda es de que, tras verlo, uno se da cuenta de lo fácil que se pueden hacer las cosas cuando se pone conocimiento y pasión.

El jueves hubo triplete de artistas. Las nuevas generaciones vienen pisando fuerte y lo demuestran cada día. Y si se les da la oportunidad de estrenarse en estas tablas, bien vale un aplauso para quien ha decidido que así sea.
Comenzó la noche una joven promesa granadina que en poco tiempo está consiguiendo que se hable de ella en los mentideros flamencos. Con una voz brillante, limpia y potente, principió su repertorio con cantes de trilla rematados con la cabal más cabal de todas las cabales, que diría Gamboa, la del Serna. Apostó por la farruca, dulce y expresiva en el contenido musical, seguidas de cantiñas y bulerías con guiños a Chano Lobato. Finalizó con una ronda de fandangos personales alejada de micros. Su entrega obtuvo como resultado una ovación del respetable. Luís Mariano la acompañó magistralmente. No sorprende este guitarrísta en cuanto que en sí mismo es una sorpresa cada vez que hace sonar la guitarra. Pocos hay tan efectivos en su forma de hacer las cosas. Y de nuevo, Cheyenne y José Cortés al compás. La pareja del ciclo.
Tomó el relevo una cantaora diferente. Es granaina aunque reside en Madrid desde hace años. Con la guitarra del jerezano Javier Patino calentó voz por caracoles, muy preciosistas y ejecutados con milimétrico ajuste chaconiano. En su repertorio, malagueñas, guajiras, granaina y media granaina, zambra y panaderas. Ella es Gema Caballero. La notamos con la voz rozada en los altos, aunque puede presumir de haber demostrado un extenso conocimiento que queda patente en sus cantes. Las palmas las regalaron Cheyenne y José 'El Indio. ¿Otra vez?
La tercera esquina del triángulo artístico de la noche fue la bailaora Cristina Aguilera. De nuevo, la guitarra de Luís Mariano y el cante de Sergio El Colorao y Antonio Campos. Las palmas fueron las de Cheyenne y El Indio. ¿¿Otra vez?? - ¡Seguro?
Campos se acordó de Morente por fandangos de cuño personal que dieron la vez al Colorao en los modos de Juan Breva hasta que apareció Aguilera con castañuelas danzando al son del fandango del Albaicín ejecutado en su forma primitiva. Cantes de trilla para Campos y El Colorao y regreso de la protagonista por seguiriyas. Ya le hemos visto esta coreografía en otras ocasiones. Está bien trabajada, muy medida y perfectamente ejecutada. En cuanto le meta esa parte que no se estudia y provoca la transmisión estará completada para exportarla y recoger los frutos.

La noche del viernes, otro triplete de grandes figuras. Juan Ángel Tirado, Pedro el Granaino y Nene de Santa Fe.
Leyendo estos tres nombres, en cualquier escenario de España estaría todo el billetaje vendido. Pero en Granada, tierra flamenca, la afición se confundió de flamencos y tuvo que irse al Coto de Doñana, porque pocos se enteraron de que estaban en Granada.
Tres figuras, diferentes entre ellas, personales, a la par que autoridades del cante desde diferentes prismas.
Paradójicamente, vimos al que abrió la noche, Juan Ángel, entregado al máximo pero desde el principio, no acabó de encontrarse ni de conectar con el público. No sabría decir que falló, pero quitando a sus incondicionales, apenas un olé en las butacas en toda la noche. Hubo dos cantaores: uno, reposado, midiendo el cante, templándose, y otro, salvaje, anárquico, buscando que el duende saliera para darle un Olé de órdago. Pero se ve que tuvo que irse también al Coto. Alegrías, cantes de levante, soleá por bulerías en la velocidad pero no en los estilos, tientos y bulerías. Y fue en los tientos donde sí encontramos al Juan Ángel que nos gusta, manteniéndose en los medios para romper los moldes en los remates. A las palmas, Cheyenne y El Indio. ¡No me lo creo ya!. ¿De verdad?
Pedro el Granaino tiene un sello muy personal en su voz. Con aire camaronero, este cantaor ha sabido personalizarse y alejarse del arquetipo musical del de San Fernando para pasar por su filtro todo aquello que toca. Con la guitarra de Diego Amaya su repertorio se basó en soleá, tientos (Recuerdo a Morente), tarantas, bulerías (se acordó de Camarón) y fandangos de Chocolate y Caracol. A las palmas Cheyenne y El Indio. ¡¡¡¡Venga yaaaa!!!!! Será broma.
La guinda de la noche, fue a parar a Santa Fe, que aunque no está en la ruta del Coto hay quien se puede confundir.
Nene de Santa Fe estuvo plétorico. Y no sólo por tener ganas de cantar, que no había quien lo bajara del escenario, sino porque su actuación fue de esas que quedarán para la historia jonda por su categoría y sus formas primitivas de hacer lo que sabe. Cantar por derecho. Se arrancó por romances, y continuó con tientos-tangos, caña, malagueña, seguiriyas, cuplé por bulerias y remató por toná. Esas tonás, pactadas de antemano a hacer entre los tres artistas se quedaron en un sólo, y se fueron a Santa Fe. Y es que El Nene es un cantaor rancio, con sabiduría en su paladar y con profundidad en la forma de transmitir. A día de hoy, el eslabón cantaor entre viejas y nuevas generaciones del cante. Muchos jóvenes deberían acudir a estos modos de interpretar y dejarse de redes sociales, youtubes varios y mp3, 4 y 5. Donde de verdad se aprende es con estas voces.
Ah, se me olvidaba. ¿Adivinan quién hizo el compás en estas tres actuaciones? Seguro que no.
Pocas veces se valora el trabajo de los palmeros en un espectáculo al creer que son secundarios. ¡Error! Además de ser importantes, en muchos casos, son imprescindibles. Y desde esta tribuna quiero agradecer y valorar enérgicamente las intervenciones de Miguel 'El Cheyenne' y de José Cortés 'El Indio' porque no se puede ser más profesional que estos dos, que han estado a la altura de cuantas intervenciones han llevado a cabo en estos encuentros flamencos. Desde aquí mi aplauso más fuerte a ambos.




martes, 29 de noviembre de 2016

XVII ENCUENTROS FLAMENCOS DE GRANADA 2016

XVII EDICIÓN ENCUENTROS FLAMENCOS DE GRANADA. 2016

PROGRAMACIÓN. 

Auditorio Manuel de Falla.

2 de diciembre. "En recuerdo de mi abuelo".

Juan Habichuela "Nieto" con Marcos Palometas, José Parra, Juan Carmona y Konstan.



Teatro municipal Isabel la Católica.

3 de diciembre. "Fui piedra"

Laboratorio coreográfico de flamenco urbano.



4 de diciembre. "Recital flamenco".

José Enrique Morente y David Carmona + artistas invitados.



5 de diciembre. "Alba Molina canta a Lole y Manuel".

Alba Molina con Joselito Acedo.



6 de diciembre. "Dos voces, dos guitarras".

Jaime "El Parrón" con Miguel Ángel Cortés.

Alonso Núñez "Rancapino chico" con Antonio Higuero.



7 de diciembre. "Encuentro".

Manuel Moreno Maya "El Pele" y La Moneta.



8 de diciembre. "Mujeres flamencas".

Gema Caballero con Javier Patino.

Marta "la Niña" con Luís Mariano.

Cristina Aguilera con Luís Mariano.

Sergio Gómez "El Colorao" con Joni Cortés.



9 de diciembre. "Gran gala flamenca".

Manuel Carmona "Nene de Santa Fe" con Paco Cortés.

Pedro "El Granaino" con Diego Amaya.

Juan Ángel Tirado con Luís Mariano.



10 de diciembre. "Miguel Ochando en concierto".

Miguel Ochando con Álvaro Pérez "El Martinete", Antonio Fernández y Antonio Gómez.






martes, 15 de noviembre de 2016

I JORNADAS "GRANADA, TERRITORIO FLAMENCO"

I JORNADAS “GRANADA TERRITORIO FLAMENCO”

Granada, del 7 al 9 de diciembre de 2016.
Lugar: Peña de La Platería, Placeta de Toqueros 7.
Presidente de la Jornadas: Juan de Dios Vico.
Comité Organizador: Antonio Conde González-Carrascosa, Miguel Ángel Lorenzo, Antonio Gallegos, Jorge Fernández,  Raúl Comba y Carlos Jiménez



INTRODUCCIÓN

 Con ánimo de retomar iniciativas de recuperación, promoción e investigación sobre el flamenco granadino, la Peña flamenca La Platería, en su afán permanente de promover, proteger y difundir el flamenco en todas sus variantes, recoge su propio testigo para poner en funcionamiento estas primeras jornadas de flamenco.
Nuestra ciudad, como territorio flamenco de primer nivel, debe concienciarse de la necesidad de apostar por validar cada cierto tiempo, las necesidades de uno de los emplazamientos jondos por antonomasia.
Estas jornadas que ahora se presentan, pretenden establecer un nuevo diseño formativo en el que, desde todas las perspectivas y ángulos, se estudien las posibilidades que tiene Granada como industria cultural flamenca y el potencial que supone para la misma, tanto a nivel turístico como de profesionalización del arte jondo.

PROGRAMA

 Día 07

 11:00 a 12.00 H.
Recepción y entrega de documentación.
Inauguración de las Jornadas por parte de D. Juan de Dios Vico, Presidente de la Peña La Platería.
12:00  a 13:00 H.
Conferencia. “El Concurso de 1922”
Conferenciante. José Vallejo, Licenciado en Historia.
13:00 a 14:00 H.
Conferencia. “Lorca y el flamenco: un viaje circular”.
Conferenciante. José Javier León, Profesor Universidad de Granada.
14:00 H. Descanso
 17:15 a 18:30 H.
Coloquio. “El Sacromonte, como industria cultural”.
Ponentes. Nacho Martín (Carmen de Las Cuevas), Manuel Fernández de Heredia y María Guardia “Mariquilla”.
Modera. Tito Ortiz.

Día 08

 11:00 a 12:00 H.
Conferencia. “Gitanerías en la Provincia de Granada y su relación con el flamenco”
Conferenciante. Antón Carmona, Maestro,  Escritor  y Licenciado en Historia Moderna y Contemporánea.
12:00 a 13:00 H.
Coloquio. “El flamenco granadino en la actualidad. Perspectiva de futuro”
Participantes. Antonio Conde, Jorge Fernández, Antonio Gallegos, Carlos Jiménez y Miguel Ángel González.
Modera: Raúl Comba
13:00 a 14:00 H:
Conferencia. “Una Visual a la Granada Flamenca en Alta Fidelidad (Hi-Fi)”
Conferenciante. José Manuel Gamboa, productor, crítico y analista de flamenco de la SGAE.
14:00 H. Descanso.
16:30 a 17:30 H.
Conferencia. “Granada Flamenca en el Siglo XX”
Conferenciante. Jorge Fernández, periodista y escritor.
17:30 a 18:30 H.
Conferencia. “Mario Maya”
Conferenciante. Manuel Bohórquez, investigador y crítico flamenco.
 18:30 H. Pausa.
18:45 a 20:00 H.
Conferencia.  “Los Habichuelas, Marote y otros artistas granadinos en Madrid”
Conferenciante.  Juan Verdú, promotor musical.
  

Día 09

11:00 a 12:00 H.
Conferencia. “Morente”
Conferenciante. José Luis Ortiz Nuevo, poeta, actor y agitador flamenco.
 12:00 a 13:00 H.
Conferencia. “La Peña de La Platería: una aproximación histórica”
Conferenciante. Antonio Gallegos, ex Presidente y Socio de Honor.
13:00 a 14:00 H.
Coloquio. “El flamenco granadino en las políticas culturales de las instituciones”
Participantes. María Leyva; Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Granada, Fátima Gómez Abad; Diputada de Cultura de la Diputación de Granada y Guillermo Quero;  Delegado Provincial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.
Modera: Juan de Dios Vico.
14:00 H. Descanso.
 16:30 a 18:00 H.
Conferencia. “Turismo y Flamenco”
Conferenciante. Trinitario Betoret, Presidente de la Federación Provincial de Turismo y Hostelería de Granada.
18:00 H. Pausa.
 18:15 a 19:30 H.
Coloquio de clausura: “Flamenco y Educación: La necesidad de un Currículum Oficial para el flamenco en Andalucía”.
Participantes. Paco Julio,  Carlos Crisol, Esther Crisol y Víctor Vázquez.
Modera: Antonio Conde.
Acto de Clausura

MATRÍCULA

Se aceptarán por riguroso orden de matriculación hasta cubrir el cupo del aforo. El  plazo de inscripción permanecerá abierto hasta el 5 de diciembre  de 2016. Para matricularse, deben de hacer un ingreso o transferencia bancaria a la cuenta corriente de la Platería: ES2204873355712000010661, especificando NOMBRE y APELLIDOS, en su caso PEÑA a la que pertenece, y como referencia, “I JORNADAS”.
El resguardo de dicho ingreso será el documento válido de inscripción a las “I Jornadas”  a presentar el día del inicio de las mismas.
El precio es 15 Euros para socios de “La Platería”,  así como de otras peñas flamencas,  siempre que se acrediten convenientemente  y 30 Euros para no socios. El precio de la Matricula incluye, además de la documentación,  el libre acceso a los Trasnoches Flamencos a celebrar en La Platería los días  7 y 8 de diciembre dentro del marco del XVII Festival de Otoño.



lunes, 24 de octubre de 2016

SERGIO EL COLORAO. 'COMO MI SANGRE'

En los tiempos que corren hay que saber adaptarse a los cambios, a las nuevas tendencias, a los nuevos gustos del público. Si no, está uno acabado. O al menos, no está en la 'onda'.
En el flamenco pasa esto, sí, pero existe un sector ciertamente crítico que parece no entender que evolucione al son de los tiempos. Y es que un sector de las nuevas generaciones de cantaores, conocedores de los entresijos del cante, están haciendo lo que hace cuarenta años ya hicieran Camarón de la Isla, Enrique Morente o Lebrijano: innovar y aportar nuevos diseños musicales al flamenco. Llegará un tiempo en que estos se conviertan en clásicos, como aquellos, por qué no.
En Granada uno de los eslabones entre el clasicismo cantaor de su familia y los nuevos gustos estético-musicales es Sergio Gómez 'El Colorao'. Hijo de Antonio, la apuesta que presentó en Isabel la Católica no se sale de la ortodoxia en líneas generales. Otrora, es que además apueste por composiciones que dentro del ámbito flamenco, tienen los añadidos musicales de instrumentos que para el flamenco no existieron hace décadas, salvo el saxofón del Negro Aquilino, allá en los años '30 del siglo pasado y poco más.
En el teatro Isabel la Católica, 'El Colorao' presentó su trabajo discográfico 'Como mi sangre'. Un título sugerente que en pocas palabras traduce sus vivencias expresadas a través de su garganta.
Lo que presentó, aparte de un disco, es un espectáculo de gran formato. La división clara en dos partes, una ortodoxa y otra modernamente flamenca.
Con un teatro abarrotado comenzó por granainas en homenaje a Chacón, amén de un primer cante ciertamente personal, alejado de cánones clásicos para recoger por el jerezano magistralmente junto a la guitarra de Jerónimo Maya que participó y secundó al cantaor en la parte clásica del recital.
La soleá, medida y arrastrada hacia atrás la pasea por Alcalá, Jerez, Triana y Lebrija, rematadas por bulerías.





Fotografía cedida por Gilberto González.


La noche estuvo cargada de grandes colaboraciones. Bien es verdad que a Sergio, no le hace falta rodearse de artistas en un escenario para, él sólo, llenar el espacio de la caja escénica con su cante, pero si aprovecha la ocasión para estar con buenos compañeros y artistas, más que mejor para un público deseoso de cante. Por eso, dio su sitio al patriarca de la familia a quién dejó el sitio por seguiriyas. No pudo ser mejor elección porque el eco de Antonio es de esos de los que quedan pocos, cargado de sabiduría y años en los escenarios.
No por menor edad artística demostró menos la que, personalmente, considero la cantaora más flamenca que tiene Granada en la actualidad: Marina Heredia. Por bulerías, se acordó de algunos cantaores de culto, como Gaspar de Utrera, quién parece que es ahora cuando se le está dando su sitio. Con lo que fue y ha sido. Bien por Marina.
José Cortés 'El Indio' puso pies y estampa al romance que interpretó el Colorao. La estética de este bailaor basada en desarrollar su argumento a través de sus pies validó, en esencia, los olvidos del resto del cuerpo. Efectista y ponderado. La guitarra increible de Jerónimo Maya puso el punto de inflexión entre cantes con un gusto exquisito entre lo antiguo y lo moderno, con guiños a Paco de Lucía y aportaciones personales.
A partir de aquí, Sergio cambió de tercio, para introducir un ambiente más moderno, sin alejarse de las raices flamencas, autentificando su cante con colaboraciones de lujo: Bernardo Parrilla al violín por tangos, Pepe Luís Carmona Habichuela con una vidalita marchenera muy personal; en esta versión se crece y decora los tercios con una estética flamenca encomiable.
Bulerías y homenaje a Enrique Morente con 'La leyenda del tiempo' por parte del Colorao que dejó paso al fin de fiesta por rumbas con letras propias que la familia ejecuta en las fiestas familiares.
El respaldo musical que el Colorao eligió para estar con él dejó claro que en Granada hay grandes artistas y mejores músicos: El Moreno y José de Mode a la percusión, guitarra de José Cortés El Pirata, Jonathan Santiago al piano, Victor Ojeda al trombón y Manuel Suárez al bajo. ¡Un acompañamiento de lujo!


jueves, 28 de julio de 2016

LABORATORIO COREOGRÁFICO URBANO FLAMENCO. Los veranos del Corral 2016

Quedó inaugurada la XVIII muestra de flamenco de Granada 'Los veranos del Corral'. No me cabe duda que las propuestas venideras para las próximas tres semanas van a dar que hablar a la vista del estreno. Absténgase talibanes de lo jondo, puristas en declive y aficionados variopintos que no aceptan que la palabra evolución haga acto de presencia en el flamenco. En pleno siglo XXI, la vanguardia en el baile flamenco no es sino un reflejo de aquello que ya hacían La Mejorana, La Macarrona o Carmen Amaya hace décadas. Y no pocas. Renovarse o morir. Ese puede ser el slogan que articula el pensamiento del Laboratorio Coreográfico Urbano de Flamenco dirigido por Fuensanta La Moneta con el que se abrió la muestra.
Una mirada hacia el futuro, hacía nuevas tendencias por descubrir; eso es el laboratorio. Un lugar de encuentro, de investigación, de prácticas donde se generan nuevos conceptos coreográficos partiendo de la misma esencia del baile primitivo, ¿Por qué no?

(Imagen cedida por Joss Rodríguez)

El mismo nombre del primer montaje que presentan oficialmente en Granada (Ya pasaron por el festival de Jerez) da una visión de lo que iba a encontrarse  el espectador. 'Ritmos y juegos'. Ambos términos conjugados en escenas por momentos minimalistas, con escenificaciones y actuaciones teatrales de las cuatro bailaoras. Misma conjugación aplicable a la guitarra soberbia de Luís Mariano durante toda la noche; y enésima potencia aplicada a las manos de Miguel 'Cheyenne', emperador del compás granadino. Que manera de hacer fácil lo difícil. 
En cuanto al repertorio, el joven Tomás García principia con carcelera y toná dando paso a Aroa Palomo que mantiene el guión hasta que la guitarra en off nos evoca a Ramón Montoya por rondeñas.
Tomás afrontó malagueñas de Garrayito y Peñaranda recogiéndose por Morente.
La propuesta danzística es un summun de coreografías perfectamente definidas, abiertas a la imaginación, con un ideario que define a la perfección las intenciones de La Moneta en el trasfondo creativo.


(Imagen cedida por Joss Rodríguez)

Los tangos de Aroa y el soniquetazo de Cheyenne dejaron paso a la cabal de Tomás en la que Cristina remacho, Esperanza Moreno, Nelia García y Mari Villegas sorprendieron de nuevo con una estampa digna de un cuerpo de baile de primera categoría.
Como regalo de fin de fiesta, Raimundo Benítez, se enfundó la soleá por bulería como testigo final de una noche en la que la investigación ha reflejado que los frutos a recoger están madurando para venderse en cualquier mercado.








domingo, 24 de julio de 2016

LOS VERANOS DEL CORRAL 2016

La propuesta de flamenco más interesante para este verano en Granada. Los veranos del Corral
Formidable programación. 










Los Veranos del Corral 2016 - XVIII Muestra de Flamenco 


del 25 de julio al 11 de agosto

 lunes 25 julio - 22:30
LABORATORIO COREOGRÁFICO de FLAMENCO URBANO,  baile
dirección: Fuensanta la Moneta / coreografía: la Moneta y Raimundo Benítez
martes 26 de julio - 22:30
PEDRO CÓRDOBA Del 2 Mil y Pico, baile
 miércoles 27 - 22:30
ANDRÉS PEÑA, baile
jueves 28 de julio - 22:30
CRISTINA AGUILERACorazón Abierto, baile.
lunes 1 de agosto - 22:30
PATRICIA GUERRERO, JOSÉ VALENCIA y JUAN REQUENATributos, baile.
martes 2 de agosto - 22:30
DAVID PALOMARDenominación de origen, cante
miércoles 3 de agosto - 22:30
VANESA COLOMAFlamenklórica, baile
jueves 4 de agosto - 22:30
JOSÉ MARÍA GALLARDO y MIGUEL ÁNGEL CORTÉS, guitarra
lunes 8 de agosto - 22:30
JUAN ÁNGEL TIRADO, cante
martes 9 de agosto - 22:30
ANTONIO PERUJO y SILVIA PERUJOPaso a dos, baile
miércoles 10 de agosto - 22:30
ISRAEL FERNÁNDEZ, JONI JIMÉNEZ y  PALOMA FANTOVAFlamenco en libertad, baile
jueves 11 de agosto - 22:30
GALA de FLAMENCOS de GRANADAcante, baile y guitarra
Antonio Fernández, Tomás García, Fernando Rodríguez, Miguel Ochando, Antonio de la luz, el Cheyenne y Kika Quesada.
Información General 
Venta de entradas:
  • Online en www.losveranosdelcorral.es
  • Taquilla en el Corral del Carbón, C/ Mariana Pineda s/n, Granada
    desde el día 18 de julio.
    Horarios de apertura (de lunes a viernes):
    18 julio a 22 julio: de 10:00 a 14:00 horas.
    25 julio a 11 agosto: de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 22:30 horas
    Reservas:
    • Para hacer reservas llame al 667 62 85 22
    Precio de las localidades:
    • Internet: 17€ (la compra online no tiene descuentos)
    • En taquilla: 17€
    • Descuentos en taquilla del 20% a la tercera edad, desempleados y estudiantes.
    • Descuentos especiales del 20% a grupos.
      Para acordar el descuento a grupos llame al 667 62 85 22
    Los descuentos no son acumulables.

    La organización se reserva el derecho a realizar cambios en la programación obligándose sólo a comunicarlos con la mayor antelación posible.

    miércoles, 9 de diciembre de 2015

    RAFAEL RIQUENI. Encuentros flamencos. Granada. 7/12/2015

    No me cabe la menor duda de que Rafael Riqueni es, hoy por hoy, el guitarrista con más gusto de cuantos hay. No es menospreciar al resto, que los hay soberbios y grandes tocaores. Los habrá con más técnica, con más pulsación, con más fama. Pero el sevillano, cuando toca, lo hace desde el alma. Desde un lugar tan profundo de su ser que pocos tienen. Y aún sin creer que exista, hay algo en su forma de tocar que transporta a una dimensión no mundana. Serán las vivencias, sus particulares experiencias, sus idas y venidas del mundo o lo que sea, pero cuando suena una nota de las manos de Riqueni, suena totalmente diferente. Todo guitarrista busca, rebusca hasta que encuentra un sonido particular, una forma de entender el toque flamenco, una manera de decir aquí estoy yo, sueno así, y soy diferente al resto. Lo que llamamos personalidad. Pero Rafael va más allá. Porque en sus manos se esconde un duende jondo a rabiar. Y esa rabia, contenida en muchos casos, es la que sale de sus entrañas y tras pasar por sus manos se exporta al aire para quedar obnubilados cuando se le escucha.
    Dentro del ciclo 'Encuentros flamencos' cuyo éxito en esta edición ha quedado latente, Riqueni pasó por el teatro Isabel la Católica sin apenas hacer ruido, pero sonando más que nadie. 
    El maestro sevillano posee la cualidad de hacer sonar dos notas de su sonanta y hacer que cualquier aficionado lo reconozca. ¿Cómo es eso? -Pues simple y llanamente porque su toque es verdad. Y cuando algo suena a verdad, es tan reconocible e incuestionable como un axioma. 
    Tan es así, que su modernidad tocaora (recogiendo el símil de Ramón Soler y su artículo a la figura de Juan Mojama) queda expuesta en una primera parte del recital, en la que el flamenco está aparentemente ausente. 'Aquel día', 'Patio de luces de Sevilla', 'El estanque de los patos' se encuentran a caballo entre lo clásico y lo flamenco. Son pequeños retazos, falsetas extensas que dan forma a su próximo disco. Un adelanto exquisito para el aficionado, una salivación flamenca propia de los perros de Paulov y, por supuesto, para la multitud de aficionados guitarristas que fueron a escucharlo. Apoyado en arpegios, el toque clásico centra su decir y el de sus manos. Tan sólo una obra basada en trémolos cambia el tercio y un alegato al canto de los pájaros. ¡Que bien suenan los pájaros en sus manos!. 


    Concentrado y disfrutando, Riqueni afrontó una segunda parte FLAMENCA. Desde la taranta 'Alcázar de cristal', a la soleá 'Calle rabie', las alegrías, la rondeña 'Benamargosa'; todas ellas, extraídas de su trabajo 'Alcázar de cristal', en solitario. Paradójico que estando sólo en la caja escénica sea capaz de rellenarla de notas, de duendes, y todo en soledad. 
    Tras esto, y apoyado en las guitarras de José Antonio Carrillo 'Fiti' y José Acedo, el trío retorna con alegrías y fandangos de Huelva en homenaje al Niño Miguel (Juego de niños, 1986). El fin de fiesta es resulta de otro homenaje, esta vez a Lole y Manuel con su 'Romero verde'. Qué maravilla notar como su guitarra canta, como suena a Manuel. 
    Para finalizar y tras salir en volandas de las manos agradecidas de un publico entregado que necesitaba más, Riqueni regaló su particular visión musical de 'Amargura' de Font de Anta. Nunca una melodía saetera sonó tan flamenca como la del tocaor.
    No hay mayor enfermedad que duelan tus vivencias. Rafael duele no sólo al conocerlas, sino al transmitirlas con la guitarra. Porque es difícil, muy difícil doler en el toque. Y Riqueni 'hiere' de muerte. 
    Fotografía: ©Joss Rodríguez