martes, 9 de abril de 2013

ANA CALÍ . TEATRO ALHAMBRA. Ciclo 'Flamenco viene del Sur' (8/04(2013). Crónica

Tal y como están las cosas es una alegría ver a un artista granadino en el teatro Alhambra y formando parte de la programación del ciclo 'Flamenco viene del Sur'. En los últimos años hemos visto siempre a los mismos cuatro granadinos actuar en este ciclo. No quiero tirar piedras sobre ellos sino criticar que la Junta de Andalucia y el Instituto Andaluz de Flamenco, de quién depende este ciclo, se acuerde no sólo de los de siempre. Hay una cantera y una nómina de artistas más que interesante en la ciudad que bien podrían estar en este ciclo. Por otro lado, habría que ver si el resto de artistas desarrollan y mandan propuestas loables de acuerdo al nivel de este ciclo.
Ana Calí ya anunciaba hace unos meses algo importante en su carrera. Y aqui lo tenemos. En la noche de ayer junto a un elenco acompañante netamente granadino trajo su espectáculo 'De cobre y lunares' que ya presentara en el Festival de las Cuevas el pasado año. La sencillez de esta obra brilla y es el eje central de la trama. La historia del pueblo gitano sacromontano de principios de siglo, las danzas propias y los rituales musicales de antaño, estampas típicas y tópicas del barrio. Un tiempo pretérito traido al siglo XXI. Un todo que Ana supo adosar con dignidad a su baile. El programa adivinaba que íbamos a ver y escuchar la música tradicional del Sacromonte. Desde los tangos del Petaco hasta la Mosca o la Cachucha y los fandangos del Albaicín. El resto cantes y bailes de tradicion flamenca. Ana calí es una de esas bailaoras que ha ganado con el tiempo. Sus formas son las heredadas por sus maestros y transmitidas a las nuevas generaciones. Junto con la escuela bolera y la sevillana, la escuela granadina es una de las que más personalidad expresa en sus modos de bailar. La fuerza de sus movimientos, las exageraciones en lo corporal y la expresividad en el rostro son, sin duda, las señas de identidad de esta. 




Principió el espectáculo con unas imágenes del Sacromonte y de sus gentes, con sones de la Cachucha que más tarde recogería el elenco artístico y convertiría en tangos del camino con guiños al maestro Morente en la melodía de la bandurria de Fernando de la Rosa.
El cante lo pusieron las voces de Sergio Gómez 'El Colorao' e Iván Centenillo. El primero en una granaina y media dulce como la melaza con la guitarra de Alfredo Mesa. Durante todo el recital el compás y la percusión de 'El Moreno' y de Miguel 'Cheyenne' sumaron puntos al total de la obra.
Las partes centrales, esto es, el baile fueron a parar a la soleá en la que la bailaora tiró de pies para expresarse sin abusar de remates y a las alegrías que se desarrollaron aceleradas en demasía. Las ganas de agradar pudieron con la gracia propia de este baile aunque en el cambio a bulerías se dejó el resto. Alfredo, guitarrísta de acompañamiento, está dando muestras de su versatilidad en la sonanta y ya hay en él una evolución significativa. Fue capaz de sacarle partido tanto a sus manos como a su capacidad creativa.Llegó a incluir el final de los 'Panaderos flamencos' de Esteban de Sanlúcar en las alegrías, algo que, ciertamente nos sorprendió por su elegancia a la hora de introducirlo. Las transiciones, sonaron a Granada con la bandurria de Fernando y la guitarra de Rafael de la Rosa. Ejecutaron una adaptación de la 'Danza del Molinero' de Manuel de Falla. Centenillo entonó en solitario tangos del Petaco. La extraña sonorización de su micro estuvo desacertada pues el resultado sonoro que salía al patio de butacas era ciego y no se pudo apreciar su cante.  
Tras la pincelada de tangos morunos de Calí, antes de la 'Danza del Molinero', los fandangos del Albaicín, muy al estilo del barrio. Con su cesta y aspavientos, giros y movimientos de cuello dibujando el baile.
 Para finalizar, como hemos anunciado antes, las alegrías, rítmicamente aceleradas y sin apenas espacio para los silencios, en una Ana crecida en el escenario. El fin de fiesta vino con 'La Mosca' y todos los participantes en el centro del escenario custodiando a la protagonista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario