martes, 20 de febrero de 2018

'Quejío'. Salvador Távora. Teatro Alhambra. 17/02/2018

Han pasado 46 años desde que se estrenara una obra teatro-flamenca reivindicativa que pudo ser y fue. Fue allá por 1972 cuando Salvador Távora se arriesgó y en un alegato contra la injusticia social arremetió contra los terratenientes, contra el poder en favor del ciudadano de a pie, del obrero, del trabajador del campo, en definitiva, de la clase trabajadora, clase media baja que luchaba por vivir en un marco de conciencia social que empezaba a despertar en vísperas de la muerte de Franco. 


Al igual que esta reposición que sigue igual o más vigente que en aquellos años, ya sea por la situación de Cataluña o por el propio estado del país, Távora, presente en la caja escénica del teatro Alhambra ha desenterrado 'Quejío', espectáculo que marcó un antes y un después en la escena teatral-flamenca andaluza. 
Con apenas elementos escénicos, unas luces/velas de candil, un bidón cargado de piedras con cuerdas atadas a los cantaores, simulando el lastre de la supremacía y jerarquía del patrón y poco más, para mostrar la realidad de los años '70. El grito como elemento natural del cante asociado a la vida y servidumbre del pueblo parte como elemento sostenedor de la trama. Lineal, trágica desde el inicio a la par que potente y tensa en las interpretaciones de los actores. 




Tres cantaores, dos principales (Florencio Rolán y Manuel Márquez de Villamanrique) y uno secundario (Manuel Vera 'Quincalla') dan forma a este montaje en el que la propia figura de Mónica de Juan, mera estampa de adorno, representaba a la perfección el papel de la mujer en la sociedad de aquellos años. Como protagonista del baile, Jaime Martín; a la guitarra Jaime Burgos y a la flauta Juan Romero. 

El abordaje de cantes como la toná, la trilla, el taranto, la burlería, alborea, la seguiriya (mantuvo el orden musical durante la mitad de la obra) y la petenera delatan la credibilidad y el dramatismo latente. Una cuidada selección apenas empañada por momentos de sobreactuación cuyas intenciones se enfocaban a expresar la rabia del pueblo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario