viernes, 21 de junio de 2013

TANGO DE LOS MERENGAZOS (II)

Ciertamente resulta difícil situar el origen del tango de los merengazos. Como ya hemos dicho a mediados del siglo XIX diferentes formas de tangos estaban en circulación. Recogemos a continuación diferentes observaciones y teorías que han señalado algunos investigadores.
J.M. Gamboa y F. Núñez en su obra 'Flamenco de la A a la Z' afirman sobre los tangos:

"La presencia del género en España como tango americano no se remonta más allá de la década de los cuarenta del siglo XIX, teniendo en cuenta que por aquellos años los tangos que se bailaban y cantaban en Andalucía no tenían la misma estructura musical que los tangos flamencos tal y como hoy los conocemos. Por otra parte el sufijo "-ango" (presente también en Fandango) obliga a emparentarlo etimológicamente con algún género de la música afroamericana del siglo XVIII del que deriva el tango americano que llega a España mediado el siglo XIX."

Ambos autores afirman que tras la llegada a la península aparece en zarzuelas y espectáculos de variedades, algo que nosotros ya habíamos apuntado en el anterior artículo. Es importante subrayar que a España llegaron desde América unas músicas que ejercieron influencias en la popular de la época. A mediados del S.XIX el tango no se parecía apenas con el tango actual. Como ocurrió con otros cantes flamencos, las continuas transformaciones musicales, ya fueren hechas por personas como por influencias de otras músicas dieron lugar a un tango cercano al actual, no necesariamente idéntico. Fueron las condiciones socio-culturales de Andalucía, los diferentes estratos en los que me movía la población gitana, la identidad propia de sus músicas y las popularizadas en la época las que fueron dando forma, en este caso al tango. En el caso del tango de los merengazos, la particularidad es que se trata de un ritmo similar al tanguillo de Cádiz, en compás de 6X8 principalmente aunque admite variaciones. 
Antes de la posible influencia gaditana en el ritmo, el tango presente en las zarzuelas va perdiendo su identidad propia para ir 'andaluzándose' y más tarde aflamencándose. 
 Con respecto a las diferentes acepciones en torno a los tangos (no ya de los merengazos) existen 
diferentes teorías:

Ricardo Molina y Mairena, en su obra conjunta expresan que ignoran la fecha de la aparición de los 
tangos aunque afirman que en Triana siempre se cantó por tangos para bailar, al igual que en Cádiz.
Para Blas vega, que encuentra el termino tango por primera vez en un manuscrito llamado "Apuntes para la descripción de la ciudad de Cádiz, escritos por D.F. Sisto. Año 1814. "Bailes de Cádiz". 

Curiosamente en 1862 Charles Davillier hace mención al tango americano en uno de sus viajes a España: "La joven gitana bailó el tango americano con extraordinaria gracia" y dice al respecto de este tango:
"El tango es un baile de negro que tiene un ritmo muy marcado y fuertemente acentuado. Puede decirse  otro tanto de la mayor parte de los sones que tienen su origen igual y principalmente en la canción que comienza con estas palabras: 'Ay, que gusto y que placer' (que tanto nos recuerda a las bulerías de "Fernando de la Morena) canción que desde hace años es tan popular como el tango."
Es curioso, cuanto menos, que Davillier no hable de la mezcla entre el tango americano y el baile de una gitana.  ¿No sería este un ejemplo claro de mezcla entre el tango americano y lo gitano? A priori, no necesariamente, pues en esa época, los gitanos sevillanos imitaban las danzas de los esclavos negros que habitaban en Sevilla. Aunque ya aparece una relación entre lo flamenco (entendido como gitano) y el tango americano. Una posible teoría de la hibridación entre ambos tangos podría dejarse entrever de las palabras de Davillier; Los gitanos de Sevilla, tomando prestadas danzas de negros, las incluirían en su repertorio de tangos flamencos, y de este modo, también podrían tomar prestado ciertos aspectos musicales por lo que la mezcla o fusión aparece. 

 De nuevo es Blas Vega quien encuentra una referencia, ahora en 1847, procedente de la zarzuela andaluza de Francisco Sánchez del Arco con estos versos:

"Y no cambio los tesoros
 de tanta nación polilla
por mis tangos de Sevilla 
y mis corridas de toros,
mi Jerez y mi manzanilla"


Resulta evidente que el tango flamenco es anterior al tango argentino y al tango americano, lo que no quita que pudiere haber inferencias entre unos y otros, al igual que las podían recibir de otras canciones.  Así, una de las teorías más extendidas es la de que los jaleos extremeños han influido en los tangos flamencos, a pesar de tener ritmos diferentes y letras diferentes. Lo que queda claro es que el tango flamenco como tal, y cualquiera de sus variaciones, entre ellas, el tango de los merengazos, no surgieron de la nada.  La base folclórica musical del flamenco es evidente y por tanto la posibilidad de que otras músicas hayan influido en el flamenco está ahí. Faustino Núñez afirma en algunas de sus conferencias que el flamenco es la música más mestiza del mundo. Y comparto esta opinión. En este sentido, los tangos también han sido inferenciados por otros sones, ya sean afroamericanos, folclóricos 
o de otras músicas.

Otra de las variadas teorías sobre el origen de los tangos sostiene que tienen su origen en el tango hispano-americano, teoría esta que Molina y Mairena rechazan de plano. Ríos Ruiz se opone también a esta idea, ya que según él se llega a presenciar la prevalencia de la teoría suramericana "sin tener en cuenta en lo concerniente al tango flamenco, la esencial idiosincrasia bajo-andaluza de su contenido en todos los órdenes: compás, entonación y temática de sus coplas".
Sin duda están en lo cierto pues ya ha quedado demostrado  que en ningún caso el tango flamenco puede provenir del tango americano o argentino, pues es de creación posterior. 
Al contrario de este postulado Arcadio Larrea y García Matos defienden el origen americanista de los tangos flamencos, llegando a afirmar: "El tango americano llegó a Cádiz proveniente de La Habana y aquí los gitanos se apoderaron de él aflamencándolo en un proceso ya conocido por repetido". 


Para intentar dejar clara mi postura al respecto evidencio, por un lado que el tango flamenco ya existía a mediados del siglo XIX. Que el tango americano sólo pudo influir en aspectos no necesariamente fundamentales como para producir variaciones en exceso significativas con respecto al tango flamenco, aunque no descarto que tomara matices de éste. El hecho de que una música sea anterior a otra no justifica que posteriormente no pueda recibir influencias de otras. 
Con respecto al tango de los merengazos y al tango de La casera, está claro que la letra procede de Granada, aunque no necesariamente del Sacromonte.  Que viajó al otro lado del continente y que a su vuelta vino en modos musicales ajenos al flamenco. Este es un ejemplo de claro de fusión (letras) entre unos tangos y otros. De esta forma el proceso también pudo ser al revés por lo que tomaría más sentido la posible influencia entre ambas músicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario