domingo, 3 de febrero de 2013

'LA CUERDA GRANADINA' Y FRANCISCO RODRÍGUEZ MURCIANO. (HISTORIA)



Hoy hablamos brevemente del hijo del que, al parecer, fue el primer guitarrista al que se le podría poner la etiqueta de 'guitarrista flamenco'. Más bien deberíamos denominarlo guitarrista preflamenco, pues a lo largo de su vida (1795-1848) el flamenco estaba en un proceso de génesis tal y como lo entendemos en la actualidad. Estamos hablando del granadino Francisco Rodríguez 'El Murciano'. Este guitarrista aprendió a tocar la guitarra a los cinco años y pasó toda su vida entre este instrumento y el laud. Si por algo es conocido es gracias a Mikhail Glinka que se afincó en Granada durante una temporada embelesado por la forma de tocar del 'Murciano', por los efectos que conseguía dar a su guitarra y por las composiciones que ejecutaba, las variaciones musicales etc.
Del Murciano han llegado hasta nosotros las transcripciones de rondeñas y malagueñas (que en definitiva conforman una rondeña en mi menor), llevadas al pentagrama por su hijo 'Malipieri'. A principios de siglo XX se publicó en la prensa granadina un artículo referido al Murciano dentro de una seria referida a músicos de Granada:



Francisco Rodríguez 'Malipieri' fue el hijo del Murciano. También conocido como 'Mister Tenazas', fue tocaor de guitarra y pianista, director de orquesta y hasta cantante lírico. 
Hacia 1830 en Granada se fundaron numerosas asociaciones en las que se reunían con diferentes fines:  tertulias gastronómicas, academias de ciencias y literatura, reuniones poéticas...

Una de estas asociaciones vino a llamarse 'La cuerda 'granadina'. Sobre esta asociación ya publicó un completo libro Jose Cascales Muñoz y Manuel León Sánchez en 1928. 
Los miembros de 'la cuerda' eran conocidos por sus sobrenombres. Por un lado cada uno de ellos era un 'nudo' de la cuerda y además solían tener apodos. 
Asi, el propio Francisco Rodríguez era 'Malipieri', nombre que proviene de un personaje de ópera que él mismo había interpretado. Jorge Ronconi era 'Napones' un cantaor borracho y muy conocido en Granada; Jose Nieto 'el maestrico' por su erudicción; Mariano Vázques, 'puerta'; José Casielles 'el maestro tecla' porque fabricaba pianos; Eduardo García 'Barcas' por su grandes pies etc. 
Solían reunirse en el Carmen de Buenavista, situado entre el camino de la fuente de la Bomba y el Palacio de los Alhamares. Estas reuniones de intelectuales perduraron hasta la muerte de Mariano Vázquez. Como sabemos este fue un gran músico, (dirigía la sociedad de conciertos de Madrid) y cada año en verano, regresaba a Granada donde se reunía con los 'nudos de la cuerda' para llevar a cabo veladas donde algunos de ellos interpretaban piezas de Mozart, Wagner...
Rodríguez Murciano era admirado por los intelectuales, poetas, literatos, escritores, periodistas... Recogemos de la revista La Alhambra un artículo en el que se establece una semblanza de Murciano.

 Malipieri, además de todas sus aficiones fue cantante y tocaba la guitarra de manera sobresaliente, hasta tal punto que los 'aires andaluces' que cantaba se los acompañaba él mismo. Son numerosos los documentos que llegó a escribir Malipieri sobre la relación de su padre con Glinka, pero muchos de ellos han desaparecido o están en los archivos a la espera de que alguien indague en ellos. Muchos de ellos serían de gran importancia para el cante jondo y sobre todo para encontrar las influencias de la música preflamenca y la flamenca en la escuela granadina. Uno de esos fondos bibliográficos donde se podrían encontrar algunos de estos documentos es en el archivo de Los Jerónimos (Gerónimos) y Dominicos. 

Era habitual escuchar a algunos miembros de la cuerda granadina cantiñear  y dar serenatas por la ciudad. Como aficionados al cante que eran, fueron muchas de las creaciones de 'Murciano' el guitarrista las que se escuchaban en aquellas reuniones de los miembros de la cuerda y de los asistentes a sus convenciones. Uno de esos lugares de reunión, no oficial era la rebotica de Pablo Jiménez (alias el belones)







No hay comentarios:

Publicar un comentario