sábado, 16 de febrero de 2013

. ENTREVISTA A PEPE HABICHUELA (ACTUALIDAD)



Hemos tenido la oportunidad de estar un rato muy agradable con uno de los grandes guitarristas del siglo XX. Y por ende unos de los grandes artistas que ha dado Granada. Es agradable quedar con Pepe Habichuela y que siendo todo lo artista que es, se comporte con una humildad fuera de lo común. El que lo conozca sabrá que es una persona cercana, que enseguida te entra y hace que uno esté a gusto en todo momento. Compartiendo unas tapas con él en el centro de Granada nos habla de su vida, de sus vivencias en el flamenco, de sus amigos, de sus proyectos; en definitiva de la vida de un personaje ilustre del toque del siglo XX. 

Pepe, otra vez en la ciudad que te vio nacer... y que te vio nacer como artista...

Bueno Antonio, mis comienzos en Granada fueron por el año 59-60 en el Sacromonte, como toda la familia Habichuela, que hemos pasado por el sacromonte. Yo antes de coger la guitarra hacía taracea. Un tío mío hacia taracea y me fui a trabajar con él. Él también barnizaba guitarras y era un fenómeno en la taracea. Estuve un mes hasta que me di un golpe fuerte en el dedo y le dije: tío, yo me voy de aquí... 
A partir de aqui, ya con 14-15 años cogí la guitarra y tengo muy buenas vivencias con las gitanas viejas del Sacromonte. En los años 55-58 había gloria; gitanas que bailaban y cantaban muy bien. A aquello le tenía respeto y asimilaba los chorros de música que allí hacían. Yo era muy poco en esto, pero aprendí mucho.

Cuando empiezas con la guitarra, ¿como afrontaste los primeros acordes, los primeros rasgueos?- ¿Quién te puso las primeras notas?

El primero que me puso la mano izquierda fue mi padre. Después he tenido muchos maestros. Tuve a un guitarrista célebre que se llamaba 'Chispitas' que tenía un pulgar muy bueno. Era familia de los Cotorreros. Juan (su hermano) tenía una década más que yo y con 14-15 años ya estaba fuera de Graná. También me arrimaba a Pataperro y otros. La verdad es que tengo buenos recuerdos de esa época, he coincidido con muy buenos artistas en el barrio. Después ya me fui al 'Rey Chico'. Eso era como estar en Nueva York. Era un salto muy potente, que hice con mi hermano Luís y con mi padre. Luego también estuve en Casa Alberto, otro tablao importante en la Alhambra. Después me fui a Almería con mi familia, luego a Palma de Mallorca con la familia también. Estando en Almería me llamó un día mi hermano Juan y me dijo: Pepe, que me voy a América y me vas a sustituir. Imagina como me quedé. Fui a Torres Bermejas.

Allí estarían la crème de la crème del flamenco...

Era el año 63-64. Paco (de Lucía) estaba allí todas las noches, todo el mundo, yo como un boniato, sin hablar, mirando y aprendiendo, callaito, que hoy día eso ya no pasa. Hoy todo el mundo miente más que habla...Fue Juan el que me dio el paso para trabajar en Madrid. Había muchos tablaos, Zambra, Canasteros, Las Brujas, Corral de la Moreria... 
Mis primeros momentos grandiosos fueron allí. Mi hermano se fue a la feria mundial de Nueva York y allí en Madrid me topé con Sernita, Manuel Sordera, Caracol, Paquera de Jerez, Jarrito, Terremoto, Fosforito... antes de Camarón, te estoy hablando. También Paco Cepero. Allí aprendí mucho. Ya después di el salto a Europa, gracias a un primo de mi mujer. Es Curro Vélez. Visité varios países y aquello me sirvió mucho. Ya mi toque se conocía. Tenía un brillo y una furia importante. Date cuenta Antonio, que el toque de Granada es un toque especial, sin menospreciar otros toques. Aquí hay un rasgueao muy importante.. ha habido muchos buenos maestros: estaba Juan el Ovejilla, Juanillo el gitano.. A partir del 'Ovejilla' han salido muchos. Niño Ricardo venía siempre que podía al Sacromonte. Cuando venía con Valderrama y terminaba se iba parriba a escuchar al Ovejilla. Juan (el Ovejilla) lo veía entrar y decía: ¡yo no toco, yo no toco!. Como era tan raro ese hombre... Era como Manolo de Huelva. Es bonito que gente como Niño Ricardo subiera al sacromonte a ver a esas gitanas tan guapas y a ver y escuchar a guitarristas importantes.. eso son historias muy bonitas, Antonio.

Bueno Pepe, estábamos en tu época de asentarte en Madrid, de codearte con los grandes, de aprender de los maestros; ¿Enrique Morente estaba ya por allí?

A Enrique lo vi por primera vez en el tablao Zambra. Allí estaban todos los viejos: Pericón, Aurelio, Matrona, El Gallina.. En aquellos años allí estaban todos en los tablaos. Eran los años sesenta-setenta. Eso lo he vivido yo. Yo estaba en Las Brujas, con Sernita precisamente y vino él con Manolo Sanlúcar. En aquella época Manolo ya estaba de conciertos suyos y entonces vino Enrique y me dijo: "oye, Pepe, te voy a proponer de hacer un disquito y hacer un recorrido por las universidades", que se hacía en aquella época. Blas Vega estaba ahí, pionero, también Ríos Ruíz, Ortíz Nuevo, Alejandro Reyes, Andrés Raya de Córdoba, es un personaje Andrés... Yo he estado con esa gente de tanto peso tomando copas, de charlas.. Esa gente con tanta sabiduría y tan sencillos, que se gastaban veinte duros porque querían, sin más.. Gente de la que ya no queda.



Estamos ya sobre el año 1970...

Bueno eso, Antonio, que me cambio de tema. Creo que empezamos a trabajar sobre el 1973. Antes me sugirió mi hermano Luís, que también ha sido un gran personaje y buen aficionado, y me dijo: Pepe, hay aquí un muchacho que cante muy bien Pepe. Y mira por donde a los dos meses vino Enrique a Las Brujas a proponerme un proyecto. Me salí de las Brujas.

Hablando de Enrique, y te pido que te mojes en esta pregunta ¿se entendía en Madrid el cante del aquel joven llamado Morente?- ¿Que sensaciones tenían los artistas ya consagrados sobre el cante de Enrique estando el Mairenismo tan de actualidad?

Nos dieron muchos palos y a Morente más. De él decían que no sabía, que no se que, que era un no se cuánto.. pero mira al final como ha quedado Morente. Todo el mundo a los pies de él. Pero en aquella época pasaba unas fatigas... Los tiempos de los festivales de los años setenta y ochenta, todo el mundo lo repudiaba, le huía. Pero ha sido para mi el más grande junto a Camarón. No he escuchado a un cantaor saber tanto de cante antiguo. A mi me sorprendía. Me decía: vamos a hacer la solea no se quién, y la seguiriya de no se quién. Yo le decía: Enrique, yo eso no lo he escuchado nunca. Ese hombre era muy estudioso. Tuvimos en esos años una forma de plasmar la guitarra y la voz.. aprendí mucho con él, y el mucho conmigo. Es una relación que ha quedado patente para toda la vida.. en los conciertos, en los discos, hemos andado medio mundo.
En aquellos tiempos nos daban veinte mil pesetas para los dos y decía: 'bueno Pepe, esto lo repartimos'. En aquella época el cantaor cobraba veinte mil pesetas, y el guitarrista quinientas. Morente era una persona como nadie en ese sentido.

Volviendo a la guitarra de aquella época, ¿con quién te hubiera gustado tocar en un escenario?

Con Sabicas, con Paco (de Lucía). Eran mis idolos. He tocado con ellos. He tocado con Marchena, con la Paquera, con Manolo el Malagueño... No llegué  a conocer a la Niña de los Peines, ella era un genio, un genio. También me gustaba mucho Vallejo y Chacón. A Caracol también le toqué, pero en privado. Mira, te voy a contar una anécdota que nunca he contado. En una fiesta privada estaba Marchena y se quedó dormido porque había bebido demasiado y se acostó allí mismo. Caracol me dijo: sobrino, coge la guitarra, y yo le toque seis fandangos a Caracol. Eso para mi fue... También estaba allí la Paquera, Antonio el Chaqueta.. Fíjate que yo esto ni lo comento, pero para mi fue algo increible. Ah, también estaba Bambino. 
Yo tengo una época que he estado con casi todos, gracias a Dios yo estaba allí con todos ellos. Menos mal que fui guitarrista sino hubiera sido panadero. Pero al final lo mío era la guitarra.

Menos mal, porque sino el mundo de la guitarra se hubiera perdido un gran artista. Aunque nunca sabremos si el mundo de la panadería perdió un gran panadero...

Si, si. (risas) yo estuve en una tahona cuando era joven. 

Y tus proyectos actuales, me refiero a los guitarrísticos, claro, no a los del gremio de la panadería...

(más risas) Bueno ahora estoy haciendo un disco mío con gente joven de cante: con cuatro cantaores jóvenes, tres chicos y una chica. Promocionado a las nuevas generaciones. Es un proyecto que le he planteado a la compañía de discos y les ha encantado. Pero no me preguntes los nombres, que te veo venir. No te puedo decir los nombres. Y bueno, también estoy en un proyecto de sacar el segundo disco con Dave Holland, con Josemi Carmona en la producción y en el que incluimos entre otros, la caña,  alegrias y otros. Las cosas que a mi me gustan. Josemi es el productor de todos mis discos. El es mi manager, mis pies y mis manos, mi secretario, mi director musical y además es mi hijo y nos llevamos muy bien.

Ya que me has hablado de Dave, ¿que piensas de la fusión en el flamenco?

Pues está bonito y a la gente le llama la atención, porque una cosa une a la otra. El Jazz llama la atención al flamenco y el flamenco al Jazz. Te lo digo porque he estado por Europa con Dave y llama la atención una guitarra flamenca y algo de Jazz. Tiene mucho que ver. Una fusión donde están los programadores del mundo más importantes, los del Jazz. Abre puertas al flamenco y a Dave le abre puertas el flamenco mio. Hemos estado en Madrid, Barcelona, Sevilla, Jerez, Córdoba, Granada, y quieras que no pues esto tiene una expectación. 

Entonces te ves todavía dentro de muchos años en los escenarios..

Tocaremos madera. Yo si me retiro ya me meto debajo de la mesa. Yo no me retiraré. A mi me retirará la gente. Yo como Sabicas, con ochenta años y tocando la guitarra con mucha alma. Me quitas la guitarra y mermo, mermo de estatura, me pongo más chico (risas). La guitarra es mi pasión y aunque es muy ingrata, es la guitarra. Hay gente muy buena pero yo tengo mi público, yo tengo mi gente, que sigue mis pasos, mis proyectos y quiere saber de mi. En abril nos vamos de gira por Europa con Dave (se lo apunta Amparo, su mujer que está con nosotros). Es la segunda gira y el segundo disco. El disco está pensado. Hemos mandado temas a Nueva York. Ha estado en Madrid y hemos estado componiendo.

Pepe Habichuela en la sala PlantaBaja mirando su cartel.


Bueno Pepe, es un placer que nos cuentes tus vivencias, tantas anécdotas que te han pasado (no hemos contado muchas por no proceder en esta entrevista, pero les aseguro que Pepe tiene vivencias para escribir tres libros), pero no queremos estar aquí toda la noche. Mañana estás en la sala Plantabaja. ¿Que nos vamos a encontrar?

Bueno mira: mañana vamos a hacer un potaje de garbanzos y habichuelas. Mañana vengo en trío, un formato pequeño , que como están las cosas... Al cante viene mi sobrino Pepe Luis Carmona, miembro de la Barberia del Sur, un cantaor añejo, voz flamenca, clásico, y a la percusión Juan Carmona Jr y bueno esperemos que no nos tiren higos chumbos (risas). En definitiva vamos a divertirnos, con cantes clásicos y mi guitarra que es la esencia del recital. Tocaré seguiriyas, fandangos de Huelva, soleá, alegrías, tangos, bulerías rumbas, todas de mi repertorio. Esperemos que la gente disfrute. 
Agradeciéndole a Pepe su tiempo y el que comparta un rato con nosotros les invitamos a que escuchen estos dos toques, que por cierto, fue el propio Pepe el que los eligió y el que nos invitó a que los colgásemos para que nuestros lectores los disfruten. 


(pincha en los enlaces para escuchar)





No hay comentarios:

Publicar un comentario