miércoles, 1 de junio de 2022

ESTRELLA MORENTE & RAFAEL RIQUENI. Teatro Alhambra. 27/5/2022.

Resultó una grata sorpresa poder escuchar a Estrella Morente, nuestra artista flamenca más internacional en un escenario ciertamente íntimo como el del teatro Alhambra, teniendo en cuenta que la solemos ver en grandes espacios. Puso el broche de oro al ciclo 'Flamenco viene del sur' de este curso junto a la guitarra del maestro sevillano Rafael Riqueni. Para ella y para la mayoría estamos hablando de un genio de la sonata de los últimos cincuenta años y ella quiso recordárselo públicamente en varias ocasiones.

Adaptada al espacio, Estrella se libró del grupo artístico que suele acompañarla para ofrecer un recital íntimo en las intenciones y largo en el recorrido estilístico de los distintos cantes que ofreció aún con buena variedad de cantes pero con pocas letras para cada uno. 

Arrancó con alegrías y cerró con cantiñas. Dio paso a un par de letras por tientos para demostrar que conoce y domina el cante sin artificios, natural, saliendo de sus adentros, si bien no hubo exposición en los remates. Fue la tónica de la noche. Del tiento al garrotín y de aquí a la malagueña, del Canario, que remató por abandolaos acordándose de Pastora Pavón 'La de los peines'. El recuerdo a la cantaora sevillana estuvo presente toda la noche. 

Por seguiriyas abordó estilos jerezanos del Marrurro y de Los Puertos en el remate, aunque no se peleó con el cante en ningún momento de la noche; por otro lado, es en este cante (seguiriya) donde más debió exponerse para no deslucirlo.

Dejó a Riqueni a solas con su sonanta para que nos deleitara con tangos armonizados en tonalidad que nos trasladaba a la rondeña, sin llegar a serlo; soleares y toque por levante. Una genialidad propia de un genio. De Riqueni hay que quedarse con el nivel compositivo estratosférico antes que con la técnica que desarrolla en estos años que queda oculta por mor de su capacidad creativa.

De nuevo volvió Estrella a la caja escénica para abordar soleares del Mellizo en versión de 'La de los Peines', al igual que hizo con el estilo corto de Frijones y de La Serneta y remate de Joaquín de la Paula, adornados todos por la impronta de Pastora en todo momento. Y es que es evidente que para Estrella, Pastora está en todos sus cantes y en todos los giros de su voz. 

Tras ello, se acordó de los cantes de la tierra en un repertorio ameno y conocido de tangos de Graná: del Camino, del Cerro y Paraos.

Quiso cerrar la noche por bulerías introduciendo los 4 muleros lorquianos en compás de amalgama, al que se sumaron el compás de su hijo Curro Conde, Ángel Gabarre y Antonio Carbonell. En el bis se despidió a lo grande con uno de sus buques insignias: 'Volver'. Y como se quedó con ganas dejó a Riqueni que empezara las notas de 'Amargura' de Manuel Font de Anta para aportar Estrella su particular versión en la marcha y en la copla como también hiciera con anterioridad en los abandolaos al modificar la letra original para mostrar su cariño y respeto a su recientemente abuela fallecida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario