domingo, 31 de marzo de 2019

Homenaje al maestro Manolete. 28-3-2019. Palacio de Congresos de Granada.

Con seguridad, Manolete ha sido el más conocido bailaor granadino de su generación. Y no sólo eso, sino que ahora se ha convertido en esa especie de leyenda viva del baile al que hay que acudir para conocer los entresijos de cómo se hacían las cosas en el Sacromonte cuando él empezaba ya que es el heredero del baile de su barrio y a la fuente hay que acudir para beber.
Su tierra le rindió un sentido homenaje, con la gran mayoría de artistas de su barrio que quisieron sumarse a este evento que transcurrió de manera sencilla, sin grandes ostentaciones pero con un valor añadido que fue el de sentir y hacer especial a Manolete.



Como pasa en estos actos, no todos los artistas anunciados pudieron acompañar al maestro pero los que estuvieron se esmeraron por estar a la altura. Fallaron de inicio los presentadores anunciados en cartel Manuel Martín y Manuel Curao. De los artistas no pudieron acompañar a Manolete Diego el Cigala, Potito, Sorderita, Kiki Morente, Juañares, Maloko, Diego del Morao, Juan Habichuela nieto, Camarón de Pitita, Pastora Galván, Alba Heredia y Paco Suárez, principalmente por tener otros compromisos profesionales cerrados. La nieta del artista, le compuso un poema en forma de acróstico. Tras una pieza bailada por Javier Latorre para dar comienzo a la gala, con música clásica, Pepe Habichuela tocó en solitario por alegrías y acto seguido apareció José Mercé para cantar malagueñas del Mellizo y fandangos del Rubio.



Diego Carrasco, ecléctico vanguardista flamenco jerezano apeló a que la estación del AVE de Granada llevara el nombre de Enrique Morente a la par que entonaba que septiembre es el mes de la vendimia del tiempo que vuelve, guitarra en mano.



El soniquete principal, como no pudo ser de otra forma, fue el de los cantes granadinos, incluidos en las zambras gitanas. Así el primer cuadro de artistas de la tierra bailaron a cuatro los fandangos del  Albaicín y los tangos de Granada, con la aparición final de La Salvadora que se dio unas pataitas.
En solitario Iván Vargas, hoy por hoy, el que a mi juicio es el mejor bailaor del Sacromonte de estos tiempos, bailó por farrucas rememorando las enseñanzas de su tío Manolete pero haciéndose suyo y dejando claro que sus hechuras beben de ese manantial aderezado con las inquietudes de un artista de su valía. Le acompañó Rubén Campos al que pudimos escuchar en varias ocasiones durante el resto de la velada.



Por tangos apareció otro maestro: Antonio Canales, con la guitarra de Rubén, el cante de Antonio Campos e Irene Molina, el compás de Cheyenne, El Moreno, Sergio el Colorao y José Cortés el Indio. De nuevo Rubén acompañó a Pedro el Granaino que cantó por  seguiriyas.



Con la guitarra de Petete, apareció Montse Cortés que cantó tangos-rumbas con letras alusivas al culto durante todo el recorrido musical de su actuación.
Le daría el testigo Pepe Luís Habichuela por vidalita y a éste Jaime El Parrón con la guitarra de Luis Mariano que se deshizo por Soleá, un cante estrella.



Cambiando de tercio, en el baile del Carpeta apareció la magia de una saga que dirige Farruquito en la que el sello identitario es evidente tras los continuos remates y vaivenes de las melenas de los miembros varones de la familia. También lo vimos en Antonio el Farru, El baile de esta saga no son sólo pies y fuerza expresiva, sino que han incluido unos gestos muy particulares de recogerse el pelo que han creado escuela entre sus miembros. Les sucedió La Farruca, que estuvo pletórica en la soleá por bulerías.



Carmen Linares, que también se sumó al homenaje con la guitarra de Paco Cortés, cantó tientos tangos. Arcángel se acompañó del hermano Cortés, Miguel Ángel e hizo alegrías. Pitingo participó por bulerías recibiendo gran parte de las ovaciones de la noche.



Algo similar le pasó a Juan Andrés Maya que con un cuadro repleto de artistas del Sacromonte hizo las alegrías de Manolete con la silla y las vueltas que le da a la vida. Terminó con una extensa y larga tanda de bulerías.


Carlos de la Jacoba tocó en solitario y acompañó a su hermano David por tango-rumba.
En un nuevo cuadro de baile, los protagonistas fueron Rafael Amargo, Pepe Torres y Luís de Luís, todos ellos por bulerías a los que sumaron la mayoría de los invitados de la noche en una macrofiesta por bulerías con más de cincuenta artistas sobre las tablas del palacio de congresos.



Aquí pudimos ver a Manolete por primera vez en la noche, tímido y emocionado, desde un segundo plano, que también tuvo que darse su pataita para dejarnos con el buen sabor de boca que generan estos homenajes y deseando que, tras una larga vida dedicada al flamenco, siga recogiendo los frutos de todo lo que ha sembrado.





martes, 26 de marzo de 2019

MERECIDO HOMENAJE A MANOLETE. 28.3.2019

Este jueves 28 de marzo de 2019, se va a celebrar uno de los homenajes más merecidos de las últimas décadas. El histórico bailaor granadino Manuel Santiago 'Manolete' recibirá un caluroso homenaje de las más grandes figuras del flamenco actual por su dilatada trayectoria y su importancia en el baile flamenco de la segunda mitad del siglo XX.
Considerado como uno de los pilares fundamentales de la escuela granadina, decenas de artistas y amigos arroparán al genial bailaor este jueves 28 de marzo en el Palacio de Congresos.



Además, en el marco de los actos que encuadran este homenaje habrá una mesa redonda sobre la vida y obra del artista. Será a las 17:00 del mismo día en el Claustro de Santo Domingo y formaŕan parte de la mesa redonda el propio artista junto a Pepe Heredia, Eduardo Serrano 'El Güito', Joaquín Albaicín, Antonio Canales, pepe Habichuela, Cristina Hoyos, Joaquín San Juan y Diego Fernández. 



jueves, 7 de marzo de 2019

Manuel Valencia y Jesús Méndez. Teatro Alhambra. 4-3-2019.

Va a resultar cierto eso de que el flamenco es de minorías. Un ciclo como Flamenco viene del Sur, consolidado desde hace años en Granada, no ha acabado de arrancar en esta edición. En un teatro (Alhambra) con algo más de trescientas butacas y una programación de alto nivel preocupa que no se llenen espectáculos como el del pasado lunes de Jesús Méndez y Manuel Valencia. Dos artistas consagrados, ambos con antecedentes flamencos y con sólida trayectoria. Algo mas de media entrada para un recital de cante y toque clásico, dotado de una ortodoxia propia del repertorio de hace décadas pero actualizado a los oidos y oidores (vease aficionados) de ahora.
La noche se dividió en dos partes: recital de guitarra y recital de cante.
Comenzó sin embargo una pincelada de cante con Jesús, junto a Manuel Valencia, con el compás de Carlos Grilo y Diego Montoya, Bulerías por soleá nos dijo, aunque bien pudieran ser lo contrario máxime cuando acometió un par de cantes por soleá y otros dos de bulería por soleá de La Moreno y del Sordo la Luz.


Tras éste, cedió el testigo a la guitarra que optó por ejecutar rondeñas, zapateado, minera-fandango y bulerías. En sus manos aparecen tatuadas las formas de Ramón Montoya en la rondeña, (con sexta en RE),creador del toque actual de este estilo en la sonanta; el zapateado es un equilibrio perfecto, con transiciones en las que la rítmica va y viene, aparece y desaparece con un sentido ajustado a este tipo de composiciones. Y sin embargo, también se detecta un aroma a bulería que parece querer asomar la cabeza. La minera-fandango, creación personal, rezuma el compás de 3/4 desde su inicio y nos transporta a Huelva sin aparecer en los acordes la secuencia propia de este estilo. Por bulerías, de recibo acordarse de su tierra, de su barrio y de la historia del toque de Jerez.


Jesús Méndez volvió a las tablas por tonás y romance, por alegrías, por tarantas con ecos chocolateros y de Manuel Torre. Por seguiriyas se centró en Jerez. Se codeó con Frijones, un estilo casi desaparecido que Jesús sabiamente se ha empeñado en recuperar,; tomó un palo cortado con Tío José de Paula y con Marrurro, para cerrar acordándose del Loco Mateo.
Jesús recoge en su eco la historía comprimida del cante de La Plazuela y de Santiago, del Gloria, del Torta, de Luís de la Pica hasta llegar a sí mismo, como se pudo escuchar en las bulerías.

El compás preciso de Grilo y Montoya es siempre una arma de protección para estos cantes aunque en los genes estén escritos los compases de amalgama.
Hubo tiempo para un par de bis, el primero de ellos por fandangos, en recuerdo a Chocolate y Pepe Pinto y el segundo por bulerías con pataíta incluida de Diego Montoya.

Imágenes cedidas por nuestro amigos Carlos (www.Extampas flamencas.com)

CHANO DOMINGUEZ/MARTIRIO. Teatro Alhambra. 23/05/2024.

 Cuando se juntan dos titanes es difícil precisar cuál de los dos nos llevan al cenit, al éxtasis. Chano Domínguez y Martirio se conocieron ...