martes, 14 de septiembre de 2021

FESTIVAL MILNOFF. MAYTE MARTÍN. MANUEL DE FALLA. 12/9/2021

 

La sensibilidad hecha cante. 

Solo quien tiene la llave del universo de la sensibilidad es capaz de llegar a la profundidad de un poema para buscar y ofrecer nuevas formas de leerlo. Por eso, musicalizar un poema no es tarea banal. Hay quien lo ha conseguido y quien no. Y luego está Mayte Martín. Punto y aparte. 

La cuadratura del círculo se consigue cuando se aúnan fuerzas invisibles que no siempre se entienden ni se perciben pero que tampoco es preciso porque el resultado te lleva a un estado de éxtasis inminente. Pueda parecer excesivo esto que digo, pero no hay más que escuchar las primeras notas de un disco (en este caso, en directo) como el homenaje que hiciera hace más de una década Mayte Martín al poeta Manuel Alcántara a través de sus versos, los de Maite también porque versificó al poeta y porque ha creado una forma de escribir música. Si la creación y elección de los versos del poeta es majestuosa aún lo es más cuando confluyen en la voz natural, dulce y sensible de la cantaora catalana. 

alCANTARaMANUEL es una obra redonda en todos los sentidos. La estética templada que argumenta el repertorio escogido es un viaje en el tiempo de la mano de los recuerdos, de los homenajes y de los sentimientos de Alcántara a los que Mayte supo dar conciencia musical. 

El Festival Milnoff no ha podido elegir mejor cierre. Si bien este espectáculo no es en sí un espectáculo basado en cantes tradicionales, es sabido que todo lo que la varita Martín toca lo convierte sino en flamenco en canción flamenca. 

Esta vez sí, el escenario fue adecuado a un recital de este tipo. Cinco músicos en el escenario, capitaneados por la voz y guitarra de Mayte. Se acompañó de Alejandro Hurtado a la guitarra, sobresaliente y custodio de primas y bordones; Biel Graells al violín, impoluto; Guillermo Prats al contrabajo y a las gaviotas; percusión de David Domínguez y no menos importantes sus técnicos David Rodríguez (monitores) y Miguel Torroja (sonido). 

La práctica totalidad del disco se desgranó durante algo mas de una hora. 'Por la mar chica del puerto' principia la noche. Canción serena pero con fuerza descomunal y un poder de transmisión sublime. 'A Miguel Hernández', 'Le gustaban pocas cosas', 'En aquel tiempo', 'Excusas a Lola' (dedicado a la hija del poeta), 'Manuel' en homenaje al poeta Manuel Altolaguirre de quien Mayte se encargó de ofrecer una breve pero acertada biografía y la voluntad que los unió en vida. Suena el son argentino en forma de tango. Preciosista y cuidado. 'La paloma de Picasso', Réquiem 'Al sur de los limones' en homenaje a la tierra del poeta (Málaga), 'Carnet de identidad', 'Niño del 40' y 'No pensar nunca en la muerte' (musitada de idéntica forma que 'Por la mar chica del Puerto' (insuperable conexión de poesía y música).

Procedería desgranar cada música impresa en la poesía pero podría cometer el error de no llegar a conseguir con palabras el poder de transmisión que procesa cada una de ellas. Hay que escucharlo. En directo. 

Si no queda más remedio, se acude al disco, pero la fuerza de la voz viva de Mayte no tiene parangón con la 'música enlatada' que diría Enrique 'El Mellizo'. Siempre he defendido que el disco 'Querencia' es una de las grandes obras maestras de la música flamenca de los últimos 50 años. Pero la magia de la poesía cantada del binomio Alcántara-Martín supera con creces al anterior. De ahí que tengamos que hablar de Magia Martín. 


(Todas las fotografías del festival Milnoff realizadas por © Óscar G. Luengo)

1 comentario:

  1. Maite tiene el duende dentro con unos registros insuperables.Dulzura y sentimiento que penetran dentro del alma y te queda muerto.

    ResponderEliminar